lunes, 14 de septiembre de 2009

El ser docente

Equipo,

Compartimos con ustedes un video que nos hizo pensar sobre cómo nuestras acciones impactan a todos los chicos cuyas vidas, de más lejos o más cerca, vamos tocando. Que lo disfruten.



Melina y el equipo central (¡gracias a Mariu por el video!)

8 comentarios:

oliver dijo...

Oli dice...¿Qué hay mas allá del ser docente? ¿Quién es el que realmete educa? Gracias por el video me hizo reflexionar y hacerme tales interrogantes que me animo a compartir con todos vosotros. Seguramente cuando todo es jardín florido muchos se suben al caballo de la victoria, pero cuando comienzan a aparecer algunos males rápidamente se los atribuyen al carro de la educación, a la escuela....a los que hemos elegido ser docentes. Y tales interrogantes me hicieron recordar un libro que lei hace mucho tiempo cuyo autor es J. Barylko quién muy bien se hace el interrogante ¿Quién es el que educa? y luego el mismo abre el abanico de su propia respuesta..."cuando digo se los educa no me estoy refiriendo a la escuela. Esta institución es apenas uno de los tantos factores educativos que rigen en la sociedad,en particular en nuestros tiempos tan informantes, tan agresivos en su penetración en orejas,hogares, ojos, paladares, etcétera."
"Todo eso junto que rodea al sujeto humano , que influye sobre el y lo va modelando, se llama cultura. Eso educa. Es el aire, el medio ambiente en el que uno crece. Shakespeare, Cambalache, arrojar latitas de gaseosa en la calle, poner música a decibeles altísimos, para que también Dios escuche, fútbol, cocaína, todo educa. Y sobre todo las frases hechas, las ideas enlatadas, el mandato sexual,el mandato anoréxico las zapatillas importadas junto con las hamburguesas."
"...Eso es cultura. No se ve, no se percibe, pero es el agua dentro de la que todos los seres humanos de una sociedad se cocinan. Unos salen escaldados, otros aprenden a superar esa sopa, y otros salen crudos."De modo que cuando Khalil Gibrán decía "tus hijos no son tus hijos", decía bien. Son de la cultura. Nace de ti, o de tu simiente, pero luego ingresan a otro útero, al cultural, y ahí es que se nutren y crecen, con la corriente, al lado de la corriente, o contra la corriente,o un poco de cada cosa." (Barylko, En busca de uno mismo, 2002) Fuerte abrazo.

.... dijo...

Hola:
miraba el video y me llevó a pensar lo que realmente hacemos diariamente en las escuelas .Lo difícil que resulta para alguno de nuestros maestros crear hábitos en primer ciclo: siempre lo asocio con lo que enseñamos como padres en casa . Qué difícil tarea la del maestro no? tratar de incorporar lo que debería comenzarse en la familia.
Por ello valoro día a día cuando nuestros docentes se preocupan y especialmente cuando se ocupan de trabajar todo eso en el día a día áulico.
Nuestro proyecto es maravilloso.
Veo a los docentes que reconocen que las actividades planificadas por estos equipos dan su fruto, ya que los niños a través del trabajo en grupo, jugando, participando , respetando consignas, incorporan actitudes, hábitos ,no solo científicos sino también ,lo que en otro ámbito (la familia) a veces, no se desarrolla.
Nuestra tarea y la de los docentes a nuestro cargo quizás pueda ser muy lenta , pero no dudemos que a corto o largo plazo llegamos a la meta : educar. "EDUCAR EN CIENCIAS, EDUCAR PARA LA VIDA".
Desde el sur. Norma.

carolina dijo...

Muy movilizador...que dasafío no? si la idea de que continuamente estamos educando,no se perdiera, se recordara a diario, cuanto más coherente serían nuestras prácticas, no?. Les comparto una frase de un libro de resiliencia que me vino a la cabeza mientras miraba el video...

He llegado a una conclusión aterradora y desafiante: yo soy el elemento decisivo en el aula. Es mi actitud personal la que crea el clima. Es mi humor diario el que determina el tiempo.
Como maestro poseo el poder tremendo de hacer que la vida de un niño sea miserable o feliz. Puedo ser un instrumento de humor, de lesión o de cicatrización. En todas las situaciones, es mi respuesta la que decide si una crisis se agudizará o se apaciguará y si un niño se humanizará o se deshumanizará.

Ginnott (Psicólogo infantil)

Beatriz dijo...

Este video realmente refleja lo que se puede esperar de un chico si los adultos no tenemos en cuenta nuestro accionar. Como mamá y como docente estoy segura de que dejamos improntas en nuestros hijos y alumnos. Si cada uno de nosotros cumplimos nuestro rol dando lo mejor , con profesionalismo y respeto, esas marcas serán buenas.
Creo que todos los que formamos parte de este proyecto estamos comprometidos en dejar buenos ejemplos a los alumnos
Un beso para todos
Betty

.... dijo...

Permisooooooooooo. Es la primera vez que voy a charlar un ratito con uds, es que este tema es realmente muy importante y el que explica muchas de las cosas a las que aveces no les encontramos explicación. Y muestra lo diferente que serían las cosas, si todos fuéramos un poco "maestritos", enseñando con el ejemplo cada uno desde su lugar.
Un tema que a nosotros los docentes nos complica es el respeto, el orden,el vocabulario, los habitos de los alumnos, saben como se logra? CON "EL EJEMPLO". A mi me da resultado. Otra sureña más. Besos.

.... dijo...

Me faltó decir algo, el comentario anterior no lo firmé y además !Feliz día del profesor a todos! Ahora si Besos Claudia. Otra sureña.

Melina dijo...

Coincido con todos ustedes. Lo que SOMOS como docentes (esto incluye tanto lo que hacemos conscientemente como lo que se destila de nuestros vínculos con los alumnos) impacta en las vidas de cada uno de los chicos -y en nuestro caso docentes- con los que trabajamos cotidianamente.

¿Cuántos decidieron dedicarse a la ciencia o a la enseñanza porque tuvieron un docente inspirador? ¿Cuántos, por el contrario, decidieron que la ciencia no era para ellos, que era aburrida, que era difícil, también por efecto de docentes que no lograron contagiarles su entusiasmo, o que tal vez ellos mismos no tenían ese entusiasmo?

Partimos de la premisa de que la ciencia es un modo de conocer que involucra la imaginación, el pensamiento lógico, la construcción colectiva de ideas, la libertad de defender con argumentos lo que uno piensa. Enseñar ciencias, decimos siempre, implica poder darle vida a ese modo de conocer en el aula. Y en ese darle vida importa mucho lo que hacemos a consciencia cuando planeamos secuencias didácticas y buenas actividades, pero también el clima de libertad de pensamiento que generamos en nuestras aulas y el espíritu curioso que intentamos contagiar a nuestros alumnos. Si la actitud indagadora no empieza por casa, ¿por dónde si no?

Abrazos a todos,
Melina

oliver dijo...

Es muy cierto comparto con Melina que el maestro hace brotar en el discípulo el amor por la ciencia. Me hizo recordar de mi profesor de botánica en el Colegio "San Carlos", un fraile franciscano apasionado en la enseñanza de las plantas. Hacía vibrar las paredes cuando daba sus clases, le faltaba subirse al techo de la escuela, nos llevaba frecuentemene a los jardines de la escuela y parques aledaños a estudiar las plantas y en las diferenes estaciones para verificar los cambios que iban sufriendo a lo largo del año. Y aunque no lo crean esto me estaba sucediendo en la década del 60 y ya el frailecillo estaba ulizando el modelo "La ciencia como indagación". ¿Dónde aprendió a trabajar de esa forma? En realidad no lo se porque en ese momento no se me hubiera ocurrido preguntarlo. Pero sí les puedo decir que ese enamorado por la enseñanza de las plantas encendió en mi la llama del entusiamo, interés y gusto por esa cosa llamada ciencia.Muchos besos