lunes, 8 de marzo de 2010

La seño científica

Equipo científico:

En estas semanas la mayoría de ustedes ya empezó a trabajar en sus escuelas. Y, como todos los años, nuestras primeras propuestas de clase se basan en que los alumnos empiecen a imaginarse de qué se trata ser científico, con el propósito de empezar a instalar una cultura científica en el aula, en la que ellos mismos se sientan parte del proceso de investigar cómo funciona el mundo que nos rodea.

En el segundo ciclo, trabajamos con historias de científicos que se hicieron alguna pregunta y buscaron maneras ingeniosas de responderlas, como la de Lázaro Spallanzani. En el primer ciclo, optamos por trabajar con la "seño científica", una manera de que los chicos empiecen a jugar con la idea de ser científicos junto con sus docentes.

Les mostramos aquí una de esas experiencias, de una docente de Corrientes del 2009. Y les pedimos que nos cuenten: ¿Qué experiencias similares tuvieron en sus provincias? ¿Cómo les fue con las historias de científicos? ¿Qué devolución le harían a esta docente después de ver su actividad?

¡Que lo disfruten! Luz, cámara, ¡acción!

3 comentarios:

.... dijo...

Como actividad inicial me parece genial; el año pasado aquí en el sur , algunos maestros no se atrevían a trabajar con elementos de laboratorio; inclusive nunca habían visitado el laboratorio.
Al comentarles esta actividad se entusiasmaron, se ayudaron unos a otros compartiendo el espacio con el fin de sentirse más seguros.
Logré compartir unos minutos en una de estas clases y los niños se entusiasmaron muchísimo; asociaban con series o películas infantiles ,que veían, relacionadas con la ciencia.
Los que entraron al laboratorio estaban fascinados: ¡un mundo nuevo por descubrir en la escuela! tanto para los niños como para los maestros.
Un solo maestro se disfrazó de científico y entró al aula y les consultó a los niños: cuál pensaban que era su actividad y qué traería en la mochila(según esa profesión)
No tiene desperdicio esta propuesta. Le podemos hacer cambios simples según el grupo o según la estructura y material del que dispongamos.
¡A animarse!
no tener miedo , los niños se entusiasman y no van a desaprovechar la actividad.
Norma. Caleta Olivia.Santa Cruz.

jo dijo...

Hola
La propuesta me parece excelente tanto para los chicos, como para los docentes porque comenzamos a trabajar la idea de que hace un científico, de que trabaja, etc.
Algo que se puede hablar con los docentes es el tipo de preguntas que haremos a los chicos. La docente del video, en varias oportunidades les pregunta a los niños “¿qué será esto?” haciendo referencia a los objetos (lupa, tubos de ensayo, etc), parte de la observación pero los alumnos no tienen como saber que es lo que ella está sacando, no conocen esos objetos y menos sus nombres. También cuando le pregunta de quién serán estas cosas, los alumnos todavía no tienen como saberlo, algunos le contestan que son para hacer experimentos, ella les dice al final que son de un científico.
Esta es un delgada línea que hay que hay que trabajar mucho con los docentes, el preguntar a los alumnos cosas que no pueden contestar, esto es muy común en las clases de ciencias, “el que será” o “para qué”, es como estar buscando que el alumno haga una adivinanza, cuando en realidad lo que queremos propiciar en las clases de ciencias es lo contrario, que el alumno pueda dar explicaciones a partir de evidencia.
Aprovecharía para discutir con los docentes que cosas de científico hicimos en esta clase: observar los objetos, describirlos, les pusimos nombres, clasificamos (podemos hacer una pequeña clasificación, con un criterio simple cosas que son de un científico y cosas que no son de un científico), registramos nuestras observaciones en el cuaderno con dibujos, etc.
Aplaudo a la docente que se animó a hacer esta actividad con los alumnos!!
Josefina
Tucumán

Beatriz dijo...

Hola a todos los integrantes de bicentenario:
Como actividad inicial me encantó, estoy de acuerdo con Norma que no sabrán nombres (que tampoco me importará que sepan) ni usos de los materiales de laboratorio pero podrán asociarlos por haberlos visto en la tele o en películas, fíjense que dejaron de lado un montón de materiales: piedras, hilo, etc. con los que también se trabaja en ciencia. Podríamos en esa mochila incluir muchos más materiales de uso cotidiano (que ya sepa la maestra que utilizarán los chicos a lo largo del año para hacer experiencias) es decir,con lo que trabajan ellos como científicos no sólo con los materiales que reconocen como de uso científico convencional sino también hacer ciencia con otros de uso diario . Lo ideal sería que a fin de año se les vuelva a mostrar la mochila y ellos puedan sentir que esa mochila podría ser de ellos porque con todos esos materiales trabajaron como científicos. Es decir que reconozcan que cualquier material sirve para trabajar como científico, siempre y cuando trabajemos con nuestra metodología lo lograremos. Si a lo largo del año usamos el material de laboratorio mostrado en la mochila cuando se la volvamos a mostrar a fin de año ellos estarán en condiciones ya no sólo de reconocerlos sino también de saber para qué se usan . No se me había ocurrido disparar así la clase de ciencia así que agradezco la idea. Filmar qué responden al empezar las clases y comparar con la filmación de fin de año nos dará una buena muestra si los chicos entendieron lo que queríamos transmitir "cómo trabajar en ciencia haciendo sentir a ellos científico porque en verdad trabajan así".
Un beso para todos
Betty de Campana